Contenido

Telefe emitió el final de Rastros de mentiras

2015.07.10 | Telefe emitió el viernes 10 de julio el último episodio de Rastros de Mentira, la telenovela brasileña producida por Globo que marcó un promedio de 13 puntos de rating diarios desde su estreno en la TV abierta de Argentina.

Rastros de Mentiras Telefe
Rastros de Mentiras termina el viernes 10 de julio a las 19, en Telefe

Considerada la sucesora de Avenida Brasil, Rastros de Mentiras se estrenó en la TV abierta argentina el 5 de enero por la pantalla de Telefe en la franja de las 23 horas, convirtiéndose en lo más visto del canal aunque sin llegar a cumplir las expectativas de rating por la fuerte competencia de Las Mil y Una Noches, emitida por El Trece

A partir de marzo, la telenovela de Globo pasó a su horario de las 19, logrando promediar 13 puntos diarios hasta sus últimas emisiones. Desde el 17 de junio, el canal agregó una nueva emisión diaria, a las 12pm, con la repetición del capítulo del día anterior.

En Brasil, el programa fue un éxito que alcanzó los 48 puntos de rating y 75% de share en el prime time con su último episodio, y obtuvo un promedio general de 36 puntos y 61% de participación. 

La novela sigue la historia de Paloma (Paolla Oliveira) quien durante un viaje a Perú descubre que su hermano Félix (Mateus Solano) desea eliminarla a cualquier precio y heredar la fortuna de sus padres, dueños de un hospital. Conmocionada con la noticia, Paloma huye con Nido (Juliano Cazarré) de quien se enamora en el viaje hasta que un embarazo la convence de regresar a Brasil.

Sin dinero para los pasajes, Nido acepta la ayuda de su amiga Alejandra (María Maya) pero inesperadamente termina preso en Bolivia. Sola en Brasil, Paloma, recurre a Félix que fiel a su plan la convence de ocultarle a sus padres la novedad y se deshace de su sobrina recién nacida abandonándola en un basurero, quien más tarde es encontrada por Bruno, un hombre que acaba de perder a su mujer y a su hijo en el parto.

Con la ayuda de una doctora amiga, este hombre consigue alterar el acta de defunción de su esposa y criar a la pequeña Paulinha como su propia hija. En el mismo hospital, Bruno conoce a Paloma, que siente una afinidad inmediata con su hija. Los dos se reencuentran años después y un amor maduro nace entre ellos. Cercanos a casarse, el regreso de Nido y la enfermedad inesperada de Paulinha, provocan problemas en la historia de la pareja. Paloma descubre la verdad y decide luchar por la custodia de su verdadera hija aun cuando el adversario sea el hombre con quien escogió vivir.