Contenido

RightsTrade se afianza como startup de compra venta de contenidos

2016.06.06 | Con una base de datos de más de 750.000 derechos disponibles, la plataforma de compra venta de contenidos RightsTrade (USA) se ha convertido en una opción a los mercados tradicionales de contenido, con un modelo de negocios de fácil acceso para pequeños y grandes productores y distribuidores.

Steven Polster, CEO
Steven Polster, CEO
RightsTrade

Una vez que los compradores de contenido registran su cuenta de empresa, pueden acceder gratuitamente a una base organizada en función de la disponibilidad de los títulos por territorio y plataforma, género, año de producción, país de origen, idioma original o cualquier dato incluido en la descripción de los títulos, y negociar acuerdos fácilmente con las empresas que venden dichos derechos.

‘Se trata de una plataforma segura de ventas y visionado online que sincroniza con sistemas de gestión de derechos y metadatos, y que integra la actividad relativa a las ventas y al visionado de screeners, con multitud de análisis y estadísticas. Los vendedores de contenido pagan una couta mensual para utilizar las herramientas de venta y visionado online de RightsTrade, y un pequeño porcentaje (normalmente 5%) sobre las ventas que se originen a través de la plataforma’, explica a Prensario su CEO Steven Polster.

Otra de las facilidades que su modelo brinda es un módulo de negociación y generación online de contratos que permite agilizar un proceso que normalmente requiere de arduos pasos manuales: detectar la disponibilidad de un título, contactar con el vendedor adecuado, establecer los derechos a adquirir, determinar el resto de términos del contrato, firmarlo, almacenar los documentos y pasos de la negociación y, por último, actualizar la disponibilidad de los títulos en cuestión.

Actualmente, más de 10.000 profesionales de 5.000 empresas en 175 países utilizan la startup para agilizar la compra-venta de derechos de distribución de contenido de cine y TV de calidad y con marcado potencial de mercado. ‘Somos lo que Airbnb (para alquiler de inmuebles a través de dueño directo) pero para derechos audiovisuales, pues uno de nuestros principales objetivos es agilizar el proceso de compra-venta de contenido, reduciendo significativamente los tiempos que se requieren tradicionalmente para poder cerrar este tipo de acuerdos’, enfatiza Polster.

Otro de los diferenciales que el ejecutivo señala es el hecho de que la información sobre derechos disponibles proviene de la misma fuente que utilizan los propios vendedores de contenido (sin requerir doble entrada de información) y que permite a los compradores actuar con información precisa y continuamente actualizada. ‘El principal riesgo asociado al modelo sería tratar de simplificar demasiado el proceso de venta sin tener en cuenta la necesaria complejidad de los acuerdos de distribución’.

Algunos de los agentes de venta y proveedores de contenido que utilizan la plataforma son Miramax, Beyond International, 9 Story, Voltage Pictures, Film4 o Sierra Affinity, ofreciendo un catálogo de casi 4.000 títulos de cine y TV. Además, mantiene una alianza estratégica con FilmTrack, empresa líder en la gestión de contratos y derechos de contenido audiovisual para studios y grandes empresas, que permite a RightsTrade sincronizar en tiempo real el contenido y disponibilidad de los más de 200 clientes de FilmTrack, que incluyen multinacionales como CBS, Lionsgate, Endemol, EOne y The Weinstein Company entre otros. En lo que respecta a mercados internacionales, la compañía asiste a AFM, EFM, TIFF, NATPE MIPCOM y MIPTV, donde fue premiada como mejor startup en TV y Vídeo Online.

‘Habiendo afianzado RightsTrade como el principal mercado audiovisual del mundo, y construido una comunidad de profesionales de la industria audiovisual mayor que la de MIP, nuestros objetivos son seguir añadiendo miles de horas de contenido de calidad, consolidar un repositorio centralizado de derechos disponibles al alcance de cualquier comprador de contenido del mundo y continuar facilitando más acuerdos de distribución para expandir la proyección del mejor contenido de cine y TV’, completa Steven Polster.