Contenido

Panel NATPE Miami 2017: los dramas turcos se afianzan en Latinoamérica

2017.01.11 | La importancia del contenido dramático de Turquía va creciendo año a año en toda la región y NATPE ha tomado nota de esa tendencia. Por ello, organiza junto a la distribuidora Eccho Rights (Suecia) el panel “Turkish Drama in Latin America: How Great TV Crosses Boundaries”, que se realiza el jueves 19 a las 11am en el Ocean Tower 1 B/C, Eden Rock Hotel.

Fredrik af Malmborg
Fredrik af Malmborg

La sesión contará con la participación del managing director de Eccho Rights, Fredrik Af Malmborg; de Yamac Okur, productor en Ay Yapim (Kurt Seyit ve Şura, Medcezir), una de las principales casas productoras más importantes del país, y dos referentes de Latinoamérica: Ignacio Barrera, CCO del Grupo Albavisión, y Juan Ignacio Vicente, director de contenidos y negocios internacionales de Mega (Chile). Modera Fabricio Ferrara, de Prensario.

Por su tamaño, la red Albavisión tiene una enorme importancia para los proveedores internacionales de contenidos: Barrera adquiere contenidos para 45 canales abiertos en 16 países. Según el ejecutivo, para los mercados emergentes ‘el desafío está en conseguir producciones de calidad con presupuestos que se ajusten a la realidad del mercado’.

Y completa: ‘Es importante encontrar el balance justo entre contenido internacional y producción local. Y esto no es una receta mágica, sino que cada mercado tiene sus particularidades, tanto para producir localmente como para el consumo de contenidos internacionales’.

Mega, desde Chile, ha sido pioneras en la emisión del producto de Turquía en Latinoamérica: fueron los primeros en programar una serie, Las Mil y Una Noche, de Global Agency. El acuerdo con la distribuidora imponía una condición, que resultaría central para su éxito: la traducción de los libros del turco al español estarían a cargo del canal y el doblaje, a través de la casa local DINT.

De este modo se aseguró que la llegada de la serie fuera lo “más cercana” posible a la realidad de la audiencia, eligiendo las palabras, tonos y frases acordes. Fue un trabajo arduo, pero dio resultados asombrosos: la serie fue el programa más visto de Chile en 2014 con un share de 46,1% y rating de 34,9 puntos. Le siguieron muchas más como Fatmagul (Kanal D), Sila (ATV), Kara Para Ask (ITV Inter Medya), Ezel (Eccho Rights), entre muchas otras.

Actualmente el canal tiene tres slots por la tarde dedicados a series de Turquía: Mi último Deseo (Kanal D), Karadayi (Eccho Rights) y Feriha (Calinos), y en prime time Medcezir. Este año lanzará cuatro más, entre las que sobresalen Insider y Brave and Beautiful, ambas de Ay Yapim.

Vicente es contundente: ‘El continuo éxito de Turquía revela las falencias de los creadores en Latinoamérica: hay más preocupación por la longitud de las series, que por la temática’, subraya, y describe lo que a su criterio son las grandes ventajas comparativas de esas producciones dramáticas.

‘Ponen el foco en otra faceta de la clásica historia de amor: reproducen un conflicto de índole ético-moral (Las Mil y Una Noches, Fatmagul), no social (rico/pobre). Los personajes son dicotómicos: el malo es bueno y viceversa. Y por último, lo que nosotros llamamos el “terremoto dramático” sucede en cada episodio, no cada ocho o diez, como estamos acostumbrados en Latinoamérica’.

Ver reportaje completo a Juan Ignacio Vicente