Televisión

Comentario

Colombia: La TV por suscripción y los sistemas comunitarios

2017.03.13 | Más allá de sus conferencias y de la dinámica exposición comercial, la reciente Andina Link realizada en Cartagena de Indias la semana pasada tuvo cuatro horas fuera de lo común: las ocupadas por la ANTV con sus presentaciones a las concesionarios de TV paga (TVS) y a los sistemas comunitarios.

ANTV Ernesto Orozco mar17
Ernesto Orozco, miembro de la Junta Nacional de Televisión (JNTV) y comisionado de la ANTV, durante Andina Link Cartagena 2017

En ente regulador de la TV colombiana las utilizó para presentar a estos dos sectores su proyecto de actualización de la reglamentación --una nueva Ley de Televisión-- y recabar sus opiniones acerca de lo que debiera ser modificado y de lo elogiable en el esquema actual, tal como publicó Prensario en sus informes diarios del Segundo y Tercer Día.

Más allá de esto, de estas cuatro intensas horas de exposición y debate, dos dedicadas a TV por Suscripción y dos a los comunitarios, surgen algunas reflexiones que podrían ser de utilidad para acercarse al problema, o los problemas, que enfrenta la TV paga lineal tanto en Colombia como en el resto de América Latina. Esto, pese a que el fenómeno de los comunitarios tiene pocos casos similares: uno de ellos, muy evidente, es el de las cooperativas de telecomunicaciones en la Argentina.

En el campo de las concesiones de TV por suscripción, que suman 63 y de las cuales hay 53 en operación, el propósito expuesto por la ANTV es 'aumentar la competencia' y el plan es volver a los llamados a concesión TVS después de la ley. Pero, ¿quién tiene potencia para competir con Telmex, Telefónica, DirecTV y Tigo/EPM? Es un problema de escala. El propio Ricardo Salinas Pliego, con TV Azteca a cargo y nada carente de medios económicos, está regulando su ingreso en Colombia tras tender la ambiciosa red de fibra óptica licitada por el gobierno para unir las comunidades rezagadas.

Para los comunitarios, aceptados en la Constitución, el verdadero problema es comprender que su actividad no puede limitarse a ofrecerle unos cuantos canales (codificados o no) al público que no tiene dinero suficiente para pagar TVS o que vive en lugares no rentables para las empresas comerciales. Además, cuentan con recursos de proximidad que para muchos de ellos son una carga, como el canal local, que les da notable ventaja frente a los sistemas TVS genéricos; y, están exentos de IVA y pagan una "compensación" reducida en comparación con la que deben pagar los sistemas TVS. La solicitud de que se los subsidie, presentada por uno de los operadores, parecería indicar la necesidad de un intenso plan de capacitación interna para, entre otras cosas, actuar en conjunto no sólo a la hora de quejarse, sino también cuando hay que presentar propuestas concretas ante los poderes públicos. A fin de cuentas, deben emparejar el terreno o convertirse ellos también en sistemas por suscripción, pero actuando en conjunto, como hacen ATIM en México o Red Intercable en Argentina. Su futuro está en sus propias manos: la ANTV ha dejado en claro que no existe en la gestión actual ni en los proyectos futuros ninguna intención de perjudicar a este tipo de actividad.

A los poderes públicos --no necesariamente la ANTV, que se considera carente de autoridad en el tema--podría sí ser serle solicitado que se defina y sobre todo cuantifique el tema de los derechos autorales, donde no cuentan con entidad ni fuerza para defenderse; asimismo, que se simplifiquen los aparentemente monstruosos trámites administrativos --aquí la ANTV prometió apoyo-- y se resuelvan los casos pendientes, incluso los de renuncia a la actividad. También, que se establezca con nitidez el volumen del mercado, dadas las diferencias entre los valores obtenidos por encuestas, incluso del DANE, y los que surgen de las declaraciones de las partes que intervienen, incluyendo los propios sistemas comunitarios.