Televisión

Costa Rica: Gobierno presenta proyecto para gravar servicios OTT

2017.08.11 | Costa Rica prepara un proyecto de ley que, entre otras medidas, grabará con un impuesto las suscripciones a los servicios de video por streaming como Netflix y HBO Go que sean pagadas a través de tarjetas de crédito internacionales.

Costa Rica Fernando Rodríguez
Fernando Rodríguez, viceministro de Hacienda de Costa Rica

De esta manera se suma a Argentina y Brasil, que ya dieron sus primeros pasos para imponer pautas fiscales a los OTT que no están radicados en el país y que hasta el momento no están sometidos a ningún régimen impositivo, lo que viene generando reclamos de los operadores de TV paga, canales de TV y telcos (qué si tributan), por las diferencias competitivas que generan.

El proyecto costarricense, Fernando Rodríguez, viceministro de Hacienda, busca gravar con un 15% de impuesto sobre el valor agregado (IVA) a todos los servicios de TV por streaming bajo suscripción.

Según declaró el funcionario, la medida no responde al reclamo del sector audiovisual sino a la necesidad del Gobierno de bajar el déficit fiscal en el país. Por eso, la medida sobre los OTT es parte de un proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas presentado al Congreso, que incluye una reforma integral.

Sobre el punto particular de los OTT, Rodríguez explicó que es parte de las recomendaciones que hace la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), a los países miembros y a aquellos que buscan incorporarse a la entidad, como es el caso de Costa Rica.

En rueda de prensa, el funcionario señaló: ‘Estamos introduciendo normas novedosas sobre la transformación del impuesto sobre las ventas en el impuesto al valor agregado (IVA) para gravar los servicios que se contratan por Internet (economía digital), que tienden a generar competencia con los servicios locales, como es el caso de televisión por Internet, que se pagan. Es una discusión que hemos tenido a nivel internacional, a nivel de la OCDE sobre lo que ellos llaman economía digital y cómo gravarla’.

En la región, y más allá de los reclamos de los operadores locales de Colombia y México, están los antecedentes de Argentina y Brasil. En el primero, la Ciudad de Buenos Aires impuso un impuesto del 3% a los OTT en 2015, y la provincia de Santa Fe impulsa desde el año pasado un proyecto para que las plataformas extranjeras paguen Ingresos Brutos.

Y en Brasil, está avanzado en el Congreso una ley que obligaría a los municipios a cobrar a los OTT (entre otras actividades) el Impuesto Sobre Servicios de Cualquier Naturaleza (ISS), que tendrá un gravamen mínimo del 2%.