Contenido

Reportaje especial

TVN Chile: 'La coproducción es un camino sin retorno'

2017.10.09 | El próximo diciembre, Jaime de Aguirre cumplirá un año al frente de TVN, televisora a la que ha regresado 15 años después para tomar la dirección ejecutiva y, temporalmente, la dirección de programación. Con su regreso, el canal retoma la senda del drama, que lo hizo prestigioso local e internacionalmente.

Jaime de Aguirre
Jaime de Aguirre

Tras 25 años de trayectoria en la industria, y habiendo liderado las áreas de programación y contenidos de TVN (1991-2002), Chilevisión (2002-2015) y Canal 13 (Abril-Diciembre 2016), Jaime de Aguirre tiene como una de sus prioridades rearmar el área dramática para posicionar nuevamente a la señal pública, que sigue en el cuarto puesto del ranking de canales en Chile.

A fines de agosto, de Aguirre informó nuevos cambios, que incluyó el regreso de Eduardo Cabezas, nuevamente como gerente de Producción. Catalina Yudin Coopman, como subgerente de Planificación y Proyectos dependiente de la Subdirección de Programación, que está a cargo de Jorge Foster Villalobos.

Con estos cambios el ejecutivo pone el drama en el centro de las escena con el objetivo de que el canal recupere el liderazgo del mercado. ‘Somos una empresa que está en marcha, que está funcionando y bien, independiente de lo que salga en los qué pasa de la vida. Estamos trabajando de forma permanente, con una visión de futuro, para organizar las cosas y adaptarnos a las nuevas circunstancias del mercado’, afirmó recientemente a La Tercera.

Entre los nuevos proyectos hay dos telenovelas, una vespertina, Wena profe, que estrenó el 25 de septiembre a las 8pm con la producción ejecutiva de Mauricio Campos; y otra nocturna, ¿Dime quién fue?. Pero el canal también busca aggiornarse a los nuevos tiempos, por eso de Aguirre está enfocado a la coproducción. 

Durante su participación en junio en Conecta Fiction (Santiago de Compostela, España), señaló en un panel: ‘La necesidad es una clave: todos nuestro países sufren problemas similares, especialmente por la falta de recursos. La necesidad puede ser también por la falta de una historia. La coproducción permite ampliar los horizontes de esa historia’. 

‘La televisión fue tan importante entre los ‘60 y ‘90 que nosotros nos quedamos acostumbrados a ser autorreferenciales. Creemos que el mundo empieza y termina por lo que dice la TV. Pero los tiempos actuales nos obligan a tener una actitud más generosa, más humilde y que “aprendamos a aprender”. Y en eso, la coproducción es una escuela avanzadísima’. 

Descargue aquí el reportaje completo, disponible en la edición especial de MIPCOM 2017