Contenido

Informe Ficción internacional en América Latina

Capítulo Turquía

Si bien hacía tiempo que las compañías turcas tenían relación con los mercados latinoamericanos, sobre todo en la compra de formatos para adaptación que lideró desde el comienzo Firat Gulgen, CEO de Calinos Entertainment, no fue hasta fines de 2012 que comenzaron a tener acercamientos comerciales concretos para vender sus producciones a la región.

El desembarco de Turquía se dio en dos etapas, y en las dos tuvo como protagonista a una compañía: Global Agency, liderada por su CEO, Izzet Pinto. Primero licenció el formato de Forbidden Love (Kanal D), que Telemundo adaptó bajo el nombre de Pasión Prohibida y que estrenó en enero de 2013, pero que no tuvo los resultados esperados. Algunos consideraron que en la adaptación, la historia perdió fuerza. Otros que el horario no era el más adecuado.

La segunda fue más ruidosa: un acuerdo disruptivo entre la distribuidora Global Agency y Mega (Chile) por Las Mil y Una Noches, donde el broadcaster se hizo cargo del doblaje junto a D.I.N.T. para asegurarse un correcto uso del lenguaje y una mejor llegada a la audiencia de ese país. A cambio, recibe de Global Agency comisiones por la venta de esa versión en español en otros mercados. Este acuerdo trajo consigo un fenómeno de audiencia en Chile. La serie resultó el programa de TV más visto en 2014: el 24 de agosto alcanzó 46,1% de share y 34,9 de rating hogar.

Patricio Hernández, director ejecutivo de Mega, describe: ‘Supimos de la serie en MIPCOM 2012, mientras buscábamos historias diferenciales para Canal 13, que en ese entonces era líder del mercado. Era un proyecto súper atractivo que manejábamos con Juan Ignacio Vicente (gerente de contenidos internacionales de Mega, a donde se mudó con Hernández en diciembre de 2013) pero que en su momento fue rechazado. Mega, en cambio, tomó el riesgo: apostó y ganó’.

Tras Las Mil y Una Noches, llegaron a Mega Fatmagul y Love de Kanal D, que también funcionaron muy bien. El resto de los canales en Chile, a excepción de TVN (decano de las teleseries locales, distribuidas por Telemundo Internacional), comenzaron a programarlas: Chilevisión compró Time Goes By… (Kanal D), al tiempo que Forbidden Love, Kuzey Guney y Secrets (Kanal D) se estrenaron en Canal 13. En estos últimos, los resultados no fueron tan buenos como en Mega.

Mientras, Latinoamérica observaba este proceso con atención. Hasta que el fenómeno se volvió inocultable y los canales comenzaron a buscar a las distribuidoras, cuyo número se fue incrementando mercado a mercado. La balanza se había invertido: ahora los distribuidores estaban en el objetivo.

Entre noviembre de 2014 y enero de 2015, con los principales distribuidores turcos confirmados para NATPE Miami, Global Agency, Kanal D, ITV Inter Medya, ATV, Calinos, Eccho Rights, TRT Sales y Ser Film/Samanyolu, se anunciaron una catarata de ventas en la región.

Las Mil y Una Noches se vendió a comienzos de año a El Trece (Argentina), Canal 10 (Uruguay), Latina TV (Perú), Band (Brasil), Ecuavisa (Ecuador), Telefuturo (Paraguay), Unitel (Bolivia), Medcom (Panamá), Teletica (Costa Rica) y MundoFox (US Hispano), que se sumaban a Mega y Caracol, que la habían comprado el año anterior. A excepción de Brasil, el resto de los países compraron la versión doblada por D.I.N.T./Mega en Chile.

En todos mercados latinos el proceso fue similar: en los primeros episodios había una mezcla de escepticismo y curiosidad en la audiencia al ver una producción/historia realmente diferente a lo conocido, pero en los siguientes se fue consolidando y ganando el slot --incluso a ficciones locales que venían como líderes-- por su historia y desarrollo.

Los niveles de producción, las imágenes de Estambul, la similitud de los actores a los latinos, la profundidad y universalidad de la historia (una mujer que lucha por su hijo enfermo de cáncer), hicieron que esta producción se consolidará #1 en el prime time de todos los países. Canales que estaban segundos, pasaron a primeros (El Trece, Latina), y otros mejoraron sensiblemente su posición en el mercado.

Para muchos programadores, Las Mil y Una Noches fue una bocanada de aire fresco. La audiencia comenzaba hablar de sus protagonistas (¿hay mejor síntoma que ese para entender que un producto funciona bien?) y cada emisión la serie batía récords de audiencia donde se emitiera.

La conquista de Chile, primero, y del resto de la región, después, abrió el camino a otros distribuidores que celebraron el éxito como propio. Fueron varios los distribuidores turcos que destacaron a Prensario su alegría frente a los buenos números, que les permitía conseguir citas con buyers que hasta hacía un año no lograban.

Su distribuidor Global Agency, con Iván Sánchez de ventas para la región, potenció su presencia e incrementó ventas, como de su blockbuster internacional Magnificent Century/El Sultán, que emitió MundoFox (USA Hispano) y Canal 13 (Chile) y fue adquirida también por América TV (Perú). Love and Punishment, Broken Pieces, A part of me y Iffet fueron también vendidas a Chile, Perú, Paraguay y Panamá.

Por su parte, ITV Inter Medya fue colocando títulos como Black Rose y Black Money Love. ‘La primera se vendió a Canal 13 (Chile), Telearagua (Venezuela), Latina, MundoFox y Albavisión (para Centroamérica y El Caribe), que a su vez compró Forgive Me (Paraguay, Bolivia, Ecuador y Perú, y Centroamérica y El Caribe); la segunda a Telearagua, VTV (Uruguay), Latina TV y Mega y MundoFox. El Pañuelo Rojo se vendió a Mega y Telearagua, mientras que Televisa adquirió los derechos para producir una remake en México’, explican Beatriz Cea, ejecutiva de ventas, y Anabelle Aramburu, consultora de ventas, de la distribuidora.

La empresa, liderada por su CEO, Can Okan, trabaja directamente con la región. Además, a comienzos de 2015 cerró un acuerdo de distribución con el canal público TRT por tres títulos, Resurrection (#1 serie en Turquía), Filinta y Tree of life, que también promueve para la región desde NATPE Miami.

Kanal D es uno de los principales broadcasters de Turquía y otro gran referente en la distribución internacional. Su principal título, Fatmagul, se vendió a Telefe y Latina TV, Telemundo, Canal 10, Telefuturo, Band, Ecuavisa y Unitel; Bidding Farewell se vendió a Mega, Band y Telefe, que también estrenó recientemente Love (El Precio del Amor) y que lideró el slot de la tarde, otrora ocupado por producciones de ficción latinoamericanas.

Fatmagul fue, en casi todos los casos, el segundo título adquirido tras Las Mil y Una Noches, en general por los canales competidores que había visto el suceso de esta última. Le siguieron Kuzey Guney, Time goes by…, Waiting for the Sun, Secrets y Forbidden Love, entre otras. Kanal D tiene un acuerdo de distribución con Somos Distribution de Luis y Francisco Villanueva, por Gumus, Mercy y The Outsiders.

ATV, otro de los canales líderes de Turquía, maneja las ventas directamente. En LA Screenings, donde participó por primera vez junto a otros distribuidores, destacó Sila, que Mega estrenó en marzo con 29,8% de rating. Tras ese éxito, América TV (Perú) rubricó un volumen deal que incluye Sila, Unforgettable, Becoming a Lady y dos títulos más.

Calinos Entertainment destaca sus series El Secreto de Feriha y Belleza Peligrosa, mientras que TRT Sales acordó la distribución de sus series Love me as I am, Subat, Old Story, The Poor Boy and the Rich Girl, Please Don’t Go y Spring is in the Air, y algunos documentales con Somos. Ser Film Productions, brazo distribuidor de Samanyolu Broadcasting Group, distribuye series de sus series a través de Latin Media, y destaca especialmente The Little Bride.

Otro distribuidor que ha logrado ventas en la región es Sparks/Eccho Rights, que maneja producto terminado y formatos no sólo de Turquía, sino también de Corea y Japón. Su representante en América Latina es Somos Distribution, considerada la distribuidora con más series de Turquía. El gran título es Ezel, vendida a Mega (Chile) y Telefe (Argentina). MundoFox adquirió Kurt Seyit and Sura, y Azteca America, Kacak.

Señalan los hermanos Villanueva: ‘Tener acuerdos con jugadores globales de prestigio es clave, por nuestra naturaleza de distribuidores independientes. Hemos dedicado atención al desarrollo de lazos estratégicos series turcas y formatos, así como también empresas de España (TV3 de Cataluña con La Riera) y de varios países latinoamericanos (Ecuavisa, con Secretos y Milagros)’.

Recientemente rubricó acuerdos con TRT (Subat), Calinos (A Love Story) y Kanal D (Kuzey Guney), por algunas series, y con CCTV (China), por sus documentales. ‘La globalización de la TV ha dado una oportunidad única en el mercado internacional, desde y hacia América Latina, y así lo refleja nuestro portafolio. No hay signos de que esto se reduzca... pierden quienes siguen pensando y actuando de manera tradicional, ganan quienes son más abiertos y flexibles’, completan.

Latin Media maneja producto de Turquía, Malasia y Ecuador. En LA Screenings lanzaron Esposa joven, que está siendo doblada al español. Otras series turcas de su catálogo son Corazones huérfanos, Imperio Otomano y Recuerdos tristes.

Hay un mercado en el calendario que es parámetro de lo que está sucediendo entre América Latina y Turquía: Discop Istanbul. Cuando todos pensaban que, debido al crecimiento y éxito turco en América Latina, y la baja de las ventas de telenovelas en Turquía afectaba para siempre la relación, este trade show demostró todo lo contrario.

En su última edición (febrero) no sólo hubo más presencia latina, con distribuidores como Somos o Latin Media, sino que también participaron tres compradores latinos: Margarita Black, VP Programming, MundoFox; Ignacio Barrera, adquisiciones de Albavision Group, y Juan Ignacio Vicente, gerente de adquisiciones internacionales de Mega, y pionero en la compra de contenido turco.


Principal: La ficción internacional se afianza en América Latina
Otros CapítulosCOREA RUMANIA INDIA